7 TRASLADOS Y MÚLTIPLES PALIZAS

Desde el grupo de apoyo a presxs, de Lleida, estamos en contacto con Ismael Martínez Hidalgo. Actualmente se encuentra en el CP Ponent, tiene 31 años y es de la província de Barcelona. Su pesadilla empezó aproximadamente hace 8 meses cuando se encontraba en el CP Brians II, donde continuamente estaba sufriendo coacciones y extorsiones, como es habitual, por parte de un carcelero. Un dia él se cansó y decidió rebelarse, pegándole al carcelero. Como consecuencia recibió golpes hasta que se cansaron «Llegué a pensar que era mi último dia de vida. Dejandome totalmente inconsciente, atado a una cama con correas de contención durante 48 horas, que para mi fueron un infierno». Nos cuenta que hasta llegó al punto de hacerse sus necesidades encima. «Para mi es la mayor humillación que he sufrido en los diez años de condena que llevo». Estando imovilizado le golpearon con las porras en las plantas de los pies y así estuvo los 8 días que le tuvieron en Brians II. Hasta que empezaron los reiterados traslados.

Su abogado presentó denuncia en el juzgado sobre los maltratos que había recibido Ismael, y al día siguiente le trasladaron al CP Ponent. El dia 13 de junio le bajaron de conducción de nuevo al CP Brians II, para declarar en el juzgado de Martorell por los hechos y las lesiones causadas al carcelero. En los días que permaneció allí solo hacían que cobrarse las típicas venganzas, negandole sus derechos básicos como el derecho a patio, telefono… Además se le realizó un cacheo integral, segun ellos por motivos de seguridad, y un registro a su celda, en la cual, según los carceleros, encontraron un objeto punzante de unos 25cm, lo cual era totalmente falso. Le pusieron un parte disciplinario por ello.

Pasó aproximadamente un mes recibiendo represalias por lo que sucedió con aquel carcelero un tiempo atrás. Una vez mas le iban a torturar, però ese dia, al ver que se ponían los guantes, se puso nervioso y en un acto desesperado golpeó al que tenía mas cerca. Las consecuencias fueron immediatas, con el traslado al DERT, donde fué de nuevo golpeado por 7 carceleros. «Fuí atado desde las 14’30h hasta las 08’45h del dia siguiente, me soltaron una mano, luego la otra, y fuí esposado. Luego me desataron las piernas». Acto seguido lo trasladaron el CP Quatre Camins, allí estuvo cerca de 10 dias y le volvieron a trasladar al CP Ponent, donde solo estuvo un par de días. Lo movieron de nuevo a Brians II, y allí lo tuvieron un día y lo volvieron a trasladar al CP Quatre Camins, donde estuvo una semana y media. Una mañana, de repente, se presentó el alcaide en su celda y le comunicó que por motivos de regimen le volvían a trasladar al CP Ponent, donde se encuentra ahora. 7 traslados en muy poco tiempo. Es inhumano lo que hacen para hacer la vida imposible a la gente que se rebela dentro de las cárceles.

Las consecuencias de las palizas fueron dos costillas astilladas, labio inferior roto por dentro y hombro izquierdo dislocado. A parte de moratones y rasguños por todo el cuerpo, y lesiones psicológicas que comportan este trato degradante por parte de este sistema carcelario. Es así como «reinsertan» a las personas dentro de sus malditos muros.

Nos comunica que, por suerte, se siente muy bien psicológicamente «Mi mente está impoluta, y os aseguro que no conseguiran debilitarla. Soy lo suficientemente astuto como para meterme en sus mentes, hasta llegar al punto de hacerles «jaque mate» con tan solo dos movimientos» nos relata Ismael en una de sus cartas.

Esto es solo un caso mas de los muchos que pasan dentro de las prisiones, sin que la sociedad pueda enterarse. Solo gracias a la valentia de algunas personas como Ismael podemos sacar a la luz los abusos que se cometen dia a dia en los centros de exterminio llamadas cárceles.

Abajo los muros de las prisiones.

29.08.2018

38 punts de negligències i corrupció a la presó de Ponent

A principios de Agosto recibimos carta de Jaime Roque Marti desde la cárcel de Ponent (Lleida), en la que nos relata su entrada en el modulo de aislamiento por intentar separar una pelea, además nos adjunta un parte, por relatar una serie de 38 puntos denunciando irregularidades, malos tratos, corrupción y negligencias todos ellos apoyados en 11 puntos de jurisprudencias T.C., L.O.P.G., recomendaciones europeas, código penal y reglas penitenciarias del consejo europeo. En el parte pone que incumple el articulo del régimen penitenciario 109h por divulgación de datos falsos para menospreciar el buen funcionamiento y por eso se le aplica el traslado a celda de aislamiento, privación de permisos, limitación del tiempo de comunicaciones orales i privación de actos recreativos el día 3-08-2018 se ponen en huelga de hambre y sed, deseamos profundamente que haya conseguido sus objetivos; a fecha de hoy aun no tenemos respuesta ni ninguna información. Pide difusión de su caso y nosotrxs animamos a escribirle.

Aqui los 38 puntos sobre negligencias y corrupción y los otros 11 puntos sobre leyes:

Continue reading “38 punts de negligències i corrupció a la presó de Ponent”

Juan Ruiz López sigue en aislamiento

El pasado junio difundiamos información de una persona presa en la cárcel de Ponent, de la cual comentábamos, entre otras cosas, su delicado estado de salud mental, los maltratos recibidos y el hecho de que el compañero se encuentra «viviendo» permanentemente en el DERT (aislamiento).

Des de el Grup de Suport a Presxs, de Lleida, seguimos en contacto con Juan Ruiz López (el compañero ha decidido dar su nombre aun sabiendo las posibles represalias) y vemos importante seguir dando a conocer como avanza su difícil situación. Juan sigue en aislamiento, y no sabe cuando se supone que lo van a sacar de allí, ya que va acumulando partes por hechos tan absurdos como pasarse cosas con la persona de la celda de delante con un trozo de papel.

Juan dice que se encuentra mal, física y mentalmente. Hace un par de semanas se tragó varias pilas y unas cuchillas como acto de desesperación. Esto ocurrió sobre las 9 de la mañana y hasta las 8 de la tarde no lo sacaron al médico, por lo que lo dejaron todo el dia con esos objetos dentro de su cuerpo. También nos dice que intentó quitarse la vida. Además relata abusos de poder por parte de carceleros, como tirarle la comida encima de la ropa y romperle fotos y otras pertinencias suyas.

Comenta que ha oido que lo volverán a trasladar pronto a Mas d’Enric, en Tarragona. Ya serian varios traslados sin motivo aparente que el compañero esta sufriendo de Lleida a Tarragona y al revés. Se lo van pasando de un sitio a otro. Hace mas de un año que no puede ver a su madre, ya que ella está enferma y no se puede mover. Ha probado varias veces que lo dejaran salir para visitarla y siempre se lo han negado.

Nos explica que hace poco un chaval prendió fuego a su celda, y que debido al incendio tuvieron que llevarle al hospital por quemaduras. También nos dice que des de la cárcel dicen que los daños causados cuestan más de 1.000 euros, pero que después la mano de obra la ponen los mismos presos que ni cobran por ello. Al chaval que se quemó lo trasladaron a otra cárcel.

Dice que ha hablado con el Síndic de Greuges, y que le ha rogado que lo saquen del DERT y lo lleven a una unidad especial de tratamiento, adecuada a sus problemas de salud y de drogodependencias. Espera que el Síndic de Greuges y otros organismos a los que se ha dirigido actuen rapido. Nos vuelve a contar que tiene perdidas importantes de memoria, paranoia y alucinaciones, a parte de problemas de salud física. Siente que se está hundiendo; «estos basuras de aquí dentro me estan matando. Tengo un cacao mental que me está dejando más loco».

Juan insiste en que se difunda su situación y pide apoyo, o si alguien que sepa de leyes se puede poner en contacto con él. Damos aquí sus datos por si alguna persona quiere contactar con el compañero, ya sea para darle apoyo emocional o legal. Por lo que sabemos, sigue en Lleida. Si lo movieran a Tarragona informaríamos de nuevo.

Fuerza para el compañero!

Juan Ruiz Lopez

Centre Penitenciari de Ponent

C/Victoria Kent, s/n.

25071 Lleida

¿PISCINA, GIMNASIO, ACTIVIDADES CULTURALES?

Por este orden enumeraba una periodista televisiva las dotaciones que tiene la cárcel de Zuera (Zaragoza), a tenor del traslado de l@s pres@s independentistas a las prisiones catalanas. Solo iban a pasar la noche pero toda oportunidad es buena para que a la opinión pública le quede claro que l@s pres@s en este país gozan de unas instalaciones inmejorables, que ni se merecen. Mientras “l@s sedicios@s” pernoctaban en Zuera, ciudad de vacaciones, un hombre se pudría en la cárcel. De ello daba cuenta la sección del corazón de El País del pasado 30 de junio, con el titular: ” La visita de la Infanta a Urdangarín “. Cuentan las malas lenguas que el ex fue incapaz de mantener la calma el día de su ingreso en prisión. Que se ha refugiado en la religión para poder soportar las duras condiciones que le impone la cárcel de Brieva, cárcel que él mismo eligió para no rozarse con la chusma y que según El País es un derecho que todos los reos tienen. Reos como el ex-duque, olvidaron añadir. No solo los reos no eligen prisión sino que suelen dar con sus huesos en celdas a cientos de kilómetros de distancia de sus familiares. El término dispersión no existe para l@s pres@s sociales y no habiendo, como se afirma, pres@s polític@s debería quedar relegado a su significado literal: separación y diseminación de LO que estaba o solía estar reunido. Así que ¡ qué dispersión ni qué ocho cuartos!
Seguía la crónica ” informando” que a fin de no alterar el normal funcionamiento del Centro, se había permitido a Cristina reunirse con el ex el domingo 24 de junio. Con un simple aviso hecho media hora antes de su llegada, entró la que nada sabe hasta la cocina de Brieva, en coche de cristales tintados, sin esperar cola, sin posar su real dedo ni su real jeta en sitio alguno. Los buitres que se apostan en las inmediaciones de esta prisión de mujeres ni olieron la presa, tal fue la discreción de ella. Esta aristocrática virtud y no otra cosa garantizó el secreto de la visita.¡ Quién osa hablar de privilegios! ¡ Qué trato de favor ni qué ocho cuartos!
Para el ex-duque es un agravio vivir en un antro tan pequeño y ni el patio que recorre como zorro enjaulado, ni la salita donde ve la tele( desde el primer día) ni el gimnasio ” equipado con lo más elemental “( y que usa desde el primer día), le sirven de consuelo. Tal es su estado que los responsables del Centro andan preocupados por su salud mental por lo que recibe casi a diario la visita de una psicóloga. Convendría recordar a este respecto, que el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura, encargado de denunciar todo trato inhumano y degradante que se produzca en los centros de custodia de sus países miembros, ofrece en sus informes anuales interesantes datos sobre el personal sanitario y la atención psiquiátrica que se da a la población reclusa en las cárceles de este país. Pero antes de nada, subrayar que en 2016, último año en que el Comité visitó comisarías, centros de menores,CIES y centros penitenciarios, había en el estado español 92 médic@s y 514 enfermer@s por cada 100.000 habitantes, porcentaje que está por debajo de casi todos los países del entorno. Si lo comparamos con el número de médic@s y enfermer@s que se recoge en el informe citado, podría pensarse en una atención exquisita pero a estas alturas y tras los tijeretazos a la Sanidad Pública, nadie se cree que a l@s pres@s se les trate mejor que al resto de l@s mortales. La realidad lo único que confirma es que la población reclusa, con una media de edad de entre 30 y 40 años, es una población enferma. Esto no lo niega ni la propia institución carcelaria que declara haber adquirido en 2016 fármacos por valor de más de 18 millones de euros, buena parte de los cuales son tranquilizantes, somníferos, neurolépticos y demás farmacopea psiquiátrica. En cuanto a los ingresos hospitalarios, la mayoría son por enfermedades del aparato digestivo, muy relacionadas con el alto número de pres@s infectad@s por la hepatitis C, casi un 20%. Sin embargo, solo un@s poc@s reciben tratamiento, generalmente l@s que se encuentran en un estado ya avanzado de la enfermedad. De la comida del rancho nadie habla, salvo quien la sufre, pero es evidente que no ayuda a paliar estas dolencias.
Pero sigamos con el Informe del CPT. En Mansilla de las Mulas( León ) había en 2016, 1.070 presos. Aplicando los porcentajes que hemos visto, le corresponderían 1 médic@ y 5 enfermer@s, aproximadamente. Cuenta, no obstante, con 7 médic@s, 11 enfermer@s y 7 auxiliares. Un médic@ por cada 152 presos, un enfermer@ por cada 97 presos… y un psiquiatra que acude cuatro horas a la semana para empastillar a más de 400 personas con trastornos de la personalidad y psicóticos. En ninguna prisión existe la figura del psicólogo clínico, salvo quizás en Brieva. Otra cárcel visitada en 2016 por el Comité fue la de Puerto 1, donde cumplían condena en primer grado 205 presos. Tiene 2 médic@s, 4 enfermer@s y 2 auxiliares. El psiquiatra les visita una vez al mes, a ellos, a los 700 de Puerto 2 y a los 1.300 de Puerto 3, dedicando unas horas a cada centro. En Texeiro no hay psiquiatra desde 2011 aunque el 6% recibe medicación antipsicótica y el 60% benzodiacepinas, es decir, 810 presos de los 1.228 que tenía esa cárcel en 2016 tomó pastillas sin ningún control. En esto consiste la atención psiquiátrica. Durante el fin de semana el problema se agrava al repartirse medicación para dos o tres días, incrementándose los trapicheos, las sobredosis y las muertes. Pero como si nada, ¡qué desatención sanitaria ni qué ocho cuartos!
Sus cifras dicen que en 2016 murieron 171 pres@s. 147 el año pasado.3.885 en los últimos diecisiete años. La mayoría de “muerte natural”, el resto por sobredosis y suicidio. Nosotr@s afirmamos que no mueren, les matan. Nos preguntamos cuál es la causa de este silencio mediático-institucional y por ende, social. Os invitamos a dar respuestas a la cuestión planteada como paso previo al desarrollo de una crítica anticarcelaria que nos permita desmontar las vergonzosas mentiras que justifican su existencia: que la justicia es igual para tod@s, que el fin último de la cárcel es la reinserción de las personas.

Carmen Badía Lachos. Julio 2018

Después de las ultimas cartas que hemos recibido de Carmen (con bastante retraso), hacemos una actualización de su situación. Aunque sigue permanentemente en infermería y le han vuelto a poner el apoyo médico por el mediodia y la noche, la compañera tiene que lidiar con otras dificultades. Algunas le afectan especificamente a ella, y otras son generales del sistema carcelario.

En primer lugar, Carmen hace referencia a los problemas en relación al correo. Hay cartas que le llegan con mucho retraso (algunas de ellas con mas de un mes) y sus respuestas a nosotros/as también nos llegan muy tarde. Pensamos, además, que hay algunas cartas que directamente no le estan llegando.

A nivel de salud se siente muy cansada y con poca energia. La llebaron por fin al oncólogo y al médico cardiovascular. Ya le sacaron el reservorio de la pierna con anestesia local, y la operación fué bien y rapida. Aún así, dice que necesita el apoyo de la silla de ruedas, ya que se siente débil y le falla el corazón. También dice que la quimio le dañó los intestinos, y eso ocasiona que mucha comida le siente mal. Lleba desde el 31 de mayo esperando el informe del oncologo, cosa que le parece bastante rara. Desde la cárcel le dicen que estos informes no han llegado, però ella empieza a pensar que no es verdad, y que no se los entregan (o retrasan esta entrega todo lo possible) para que no tenga argumentos «justificados» de su estado de salut que puedan favorecer a que le den la libertad.

Carmen nos explica que hace poco falleció un preso allí en Zuera. El hombre estaba bajo de defensas y pilló legionela. Comenta que pasaron 3 dias hasta que se hizo publico, y que este es solo un caso mas de desatención médica. Que a menudo les ponen problemas para ir al hospital. Con palabras textuales de la compañera «No nos dejan ir al hospital, la atención médica es vergonzosa, y solo nos sacan para morir. No porqué les importe que nos muramos, no, no es eso. Es para que no augmente el número de fallecidos en instituciones penitenciarias y suba la estadística.».

El proximo noviembre Carmen tenía un juicio contra una carcelera del CP Ponent. Pero le comunicaron a su abogado (el cual llamó al CP Ponent a petición de Carmen, para saber como estaba el tema) que el juicio había quedado anulado ya que la carcelera había retirado la denuncia. Aún así, Carmen no ha recibido ninguna notificación de este hecho, por lo que ahora está insistiendo para que se lo notifiquen formalmente. No descarta la posibilidad que no quieran notificarselo para que así ella no asista al juicio y este se celebre sin que ella pueda defenderse.

Comenta que en Zuera no se habla mucho de la huelga de hambre colectiva ni de las 12 reivindicaciones, ya que la gente tiene miedo a las represalias y los traslados, como ha ocurrido recientemente con un preso en lucha que estaba en Zuera. Aún así, dice que ella seguirá luchando aun sabiendo las consequencias que puede llebarle. Nos recuerda que sigue haciendo los ayunos para reivindicar los 12 puntos, el dia 1 y 15 de casa mes. Incluso dice que si no avanza la situación en relación a los informes medicos y no le empiezan a conceder permisos de salida, se está planteando iniciar una nueva huelga de hambre indefinida, como ya hizo estando en Lleida (gracias a la cual, por lo menos consiguió el traslado a Zuera). Ya que ve como pasa desesperadamente el tiempo, y ya lleba encerrada 13 largos años sin pisar ni un dia la calle.

Os seguimos animando a escribirle; seguro que le gustará recibir muestras de apoyo. ! No dejemos solas a las presas !

Carmen Badía Lachos

Centro Penitenciario de Zuera

Autovia A-23. Km 328.

50800 Zuera (Zaragoza)

Explotació laboral a les presons

Les presons són un negoci per a moltíssimes empreses, que en treuen benefici tant durant la seva construcció (obra, aigua, llum, sistemes de vigilància…) com en el seu funcionament (neteja, reparacions, contractes telefònics, subministrament del menjar…)

A més a més, el treball que s’ofereix dins les presons, anomenat «tallers», no deixa de ser una manera d’enriquir a les empreses, les quals aconsegueixen mà d’obra barata i sense pràcticament possibilitat de rebel·lar-se. De la mateixa manera que a moltes empreses els interessa moure’s a països més pobres per a augmentar beneficis, fer que els productes els facin persones preses és una altra manera d’augmentar beneficis i reduir costos. El sou d’una persona presa és irrisori, simbòlic, denigrant. Moltes vegades aquestes persones cobren a 0’50 cèntims l’hora, 1 euro l’hora o 1’50 euros l’hora, fent que el seu sou a final de mes pugui ser de 100, 150 o 200 euros al mes. A més dels sous de misèria, els presos i preses no tenen cap tipus de dret laboral, no tenen dret a vaga ni a sindicalitzar-se. Si no poden anar a treballar (perquè aquell dia tenen una entrevista amb l’educador, per exemple) no cobren. Els preus dels productes de l’economat, que és on la majoria de persones preses gasten una part important dels seus diners, dupliquen els preus d’aquests productes al carrer.

Aquest és un vídeo que es va fer per a denunciar aquestes condicions laborals d’esclavitud, en aquest cas de les dones preses a la macropresó de Zuera, a Zaragoza.

També posem aquí l’enllaç d’un article on es dóna més informació sobre aquest tema. https://www.izquierdadiario.es/EsclavasEnPrision-trabajar-por-menos-de-1EUR-hora

Otro preso que relata desatención y maltratos

Des de hace un tiempo tenemos contacto, a través de carta, con una persona presa que ha pasado los últimos meses en el Centro Penitenciario de Ponent (Lleida), antes de ser trasladado a otra cárcel catalana. Esta misma persona nos cuenta que tiene muchos problemas en relación con el consumo de drogas, y que su estado de salud mental es delicado. A nivel físico sufre problemas en las vértebras, ataques de ansiedad, migrañas y tiene problemas de visión en el ojo izquierdo, entre otras cosas. Cuenta también que en alguna ocasión ha intentado quitarse la vida.

Denuncia vejaciones, maltratos y abusos psicológicos, recibidos en distintos momentos y en diferentes cárceles catalanas por las que ha pasado. Recordando especialmente 4 palizas recibidas en los dos últimos años (el tiempo que lleva encerrado por esta ultima condena), aunque recuerda otras palizas y abusos recibidos en condenas anteriores. También relata situaciones de inoperáncia y negligencia por parte de funcionarios y problemas en las mismas instalaciones de las cárceles. Como por ejemplo el incendio que hubo en el Centro Penitenciario de Mas Enric, cerca de Tarragona en junio del 2016. Explica que algunos ventiladores no funcionaban, y que muchas personas inhalaron humo ya que los carceleros tardaron demasiado tiempo en abrir las puertas de las celdas. Dice que el médico tardó en llegar, y que cuando vino tenía que atender a mucha gente.  También dice que la versión oficial que mantenía que los presos habían sido evacuados rápidamente al patio, aunque el incendio fue poco importante, es falsa; se tardó en evacuar a la gente y el incendio fue bastante importante para dañar algunas máquinas y el economato. De hecho fue necesario llebar al hospital a varios presos.

Además comenta que en alguna ocasión se ha puesto en huelga de hambre, sed, metadona y medicación psiquiátrica para denunciar o responder a situaciones de abuso que estaba sufriendo. También porqué en una ocasión, después de ser atendido por el médico, este no presentó ningún informe reflejando las lesiones que presentaba. Y que en estas huelgas, aún sabiendo como podían afectar a su estado de salud físico y mental, durante varios días no lo visitó nadie. En una ocasión en que mantenía una de esas huelgas, se tragó dos pilas. Cuenta que la ATS (Asistente técnico sanitario) lo vio y avisó al médico. Este dijo despectivamente que “ya las cagaría” y dirigiéndose a él, “ya que estás en huelga de hambre, por lo menos así comes alguna cosa”. En esta situación, en un momento que dos carceleros lo acompañaban, lo pegaron mientras estaba esposado y le decían “!va perrilla, denúncianos!”.

Dice que aún no ha recibido pertinencias suyas que dejó en Brians. Que cuando estaba allí, le dijeron que iba para el CP. Mas d’Enric para un juicio, y que una vez allí le comunicaron que se quedaba a cumplir condena.

Comenta que tendría que estar en otra clase de centro para llegar a la base de su problemática, tanto en el ámbito de salud mental como en relación con las drogas y sus consecuencias.

Aún con todo eso, esta persona actualmente y casi siempre se encuentra en el DERT (aislamiento), hecho que agrava aún más su situación y el deterioro de su salud. Expresa que está lleno de ira, rabia, rencor e impotencia.

Seguiremos en contacto con el compañero para intentar darle apoyo y estar atentas a su situación.

Junio 2018

 

Valoració jornada “Reobrir l’espai de lluita dins les presons”

El passat 14 de juny, vam participar en aquesta jornada que organitzava “La Directa” dins l’antiga presó La Model de Barcelona, per debatre i visualitzar la lluita actual dins les presons, i també en relació a la taula reivindicativa de 12 punts i la vaga de fam col·lectiva que diferents persones preses van dur a terme el passat maig.

Pensem que la jornada va brindar la possibilitat de teixir sinergies entre diferents grups i persones que participem de la lluita contra les presons, i que també va servir per crear consciència i debat de portes enfora. Contribuint així a expandir a nivell social un qüestionament vers la institució penitenciaria, les mesures punitives i les condicions en que es troben les persones preses. Veiem molt necessària la implicació de mitjans de l’esquerra anticapitalista en la difusió d’aquesta realitat. Agrair a https://directa.cat/  haver organitzat aquesta jornada i haver-nos convidat a participar de la mateixa, així com a tots els altres ponents i persones que van formar-ne part.

Nueva carta de Carmen: “Empiezan las represalias”

Nos ha llegado una carta de Carmen Badia Lachos, fechada el 15 de mayo de 2018, explicandonos que han empezado las represalias contra su persona en la macrocárcel de Zuera (Zaragoza) en la que creemos que todavía se encuentra.

En la carta nos cuenta cómo el apoyo sanitario de 24 horas que recibía pasó a ser de 15 horas diarias. De 14h a 17h y de 20h a 8h. También dice que desde el día 13 de mayo no se presentó la persona de apoyo sinó que apareció una interna que al parecer tiene problemas mentales graves y se ha intentado suïcidar varias veces últimamente. Según Carmen, esta interna debería recibir cuidados específicos puesto que ya ha puesto gravemente en peligro su vida y ha pasado 9 días ingresada en un hospital por ello. Actualmente parece ser que se encuentran ellas dos solas en la celda; sin un apoyo.

Carmen comenta que las represalias se deben a las personas que desde fuera se están moviendo para visibilizar la lucha de lxs presxs y habla de su caso en concreto como la ÚNICA mujer presa que se ha sumado a la huelga de hambre colectiva que empezaba el 1 de mayo.

Su estado de salud vuelve a empeorar y nos cuenta que apenas puede dormir puesto que tiene el corazón muy acelerado debido a la quimioterapia. También nos comenta que se han llevado de su celda la única silla de ruedas que tenía para moverse de un lado a otro, con la excusa de que la necesitaba otro interno. Lleva ya 3 meses en la cárcel de Zuera y aún no la han visitado los médicos aunque ella lo pida reiteradamente. Cuenta que el día 26 de abril tenía que salir a visitar al oncólogo y no la llevaron con la excusa de que no llegó la ambulancia. Al parecer tuvieron visita de la jueza de Vigilancia Penitenciaria, doña Beatriz, que observó su estado y le dijo que pediría informes al centro sobre ella. Carmen aprovechó para explicarle que aún no la habían visitado los médicos.

Aún así, esta mujer conserva su fuerza y su valentía “Hasta otra, estoy cabreadísima, ya sabéis, ajo y agua… Pero el ajo es un buen antibiótico y sin agua no se puede vivir, así que no está mal jajaja. Un abrazo y por favor no os olvidéis de mi.”

Como podemos ver, Carmen necesita apoyo. Comenta que internos de otros Centros Penitenciarios no le contestan a las cartas y según dice tampoco le llegan las nuestras de vuelta ni las de CAMPA. No sabemos qué es lo que ocurre. Pero aún así animamos a seguir escribiéndole más que nunca.